------|Sugerencia| ¡Anúnciate!| Contáctanos | Hazno tu página de inicio
 
SERVICIOS
Carta al Director
Libro de Visitas
Buzón de Denuncias
 
OCIO
Horóscopo
Turismo
Chat
MUNICIPIOS
 
 
 
El Primer Sitio en Línea de la Costa Chica

Opinión

Martín Moreno

*PRI: la farsa de siempre
*¿Asamblea…o pantomima?
*Candidato de Peña Nieto

Son ellos, los priistas. No conocen la democracia. No la toleran. No la entienden. No la practican. No cambian. Ni cambiarán.
Ellos, los priistas, quienes mañana celebran su 22 Farsa Nacional a la que, pomposamente, le llaman “Asamblea”.
¡Uy, sí! Pero nada cambiará: la ruta del PRI la seguirán decidiendo en Los Pinos, con el Presidente en turno ordenando de acuerdo al interés del grupo gobernante, y no las bases priistas.
¿Democratizar al partido? ¡Para qué, si así seguimos ganando elecciones!
¿Escuchar a los disidentes? ¡Para qué, si así siempre nos hemos manejado!
¿Consultar a las bases? ¡Para qué, si la decisión cupular es bien sabrosa!
Y allí está Enrique Ochoa Reza prohibiendo el acceso a las mesas donde se ventilaron asuntos internos del partido aunque, en realidad, es peccata minuta: lo que se decida de fondo ya estará planchado desde Los Pinos: estatutos claves, candados o libertades a aspirantes a la candidatura presidencial, nombres, tiempos, etc. Eso lo fijan Peña Nieto, Videgaray y, desde la sombra, Carlos Salinas de Gortari. Las bases priistas que disfruten de su lonche y le giren a la matraca.
Todo lo que se ha escrito, filtrado y gritado sobre la “trascendental” Asamblea del PRI, es vacuo: las decisiones importantes se tratan en Constituyentes, no en Insurgentes Norte ni en Manzanillo. ¿O qué esperaba la ex gobernadora Ivonne Ortega, que se abriera una Mesa Especial de Atención a los Caballos de Troya? ¡Chorradas! ¡Que griten y pataleen! El asunto lo define el primer priista del país. El que manda. (Aquí sí deberían aclarar si es Peña, Videgaray o Salinas).
¿Qué debe ser un priista con, al menos, diez años de militancia para poder aspirar a la candidatura presidencial? Eso lo deciden en Los Pinos.
¿Qué se deben eliminar candados o bastase con agregar un par de palabritas para que haya un candidato presidencial “externo”? Eso lo deciden en Los Pinos.
¿Qué debe ser un candidato peñista, salinista o tradicionalista? Eso lo deciden en Los Pinos.
La Asamblea está buena para la grilla, para las filtraciones a columneros, para el sano e inextinguible deporte nacional de la especulación política:
Qué si todo está planchado en favor a Osorio Chong.
Qué si todo está puesto para Meade.
Qué si el tercero en discordia favorecido será Nuño.
Qué si el destape será en octubre, como con Salinas.
Qué si los candados, los estatutos y los exabruptos.
Todo eso lo deciden Peña y su equipo en Los Pinos. ¿Para qué tanto brinco, si siempre hacen lo mismo?
“Es que ahora sí creen que van a perder el 2018…”, dicen algunos, con voz baja, apesadumbrados. ¿Y eso qué?
Con cualquier candidato: Osorio Chong, Meade, Videgaray, Nuño, Narro, Eruviel, de la Madrid, Ruiz Massieu y al que quieran agregar, el PRI perdería la presidencial frente a López Obrador. Eso lo sabemos todos.
Pero más allá del candidato, el PRI de Peña Nieto – porque es de él-, le apuesta a la fórmula de ganar la elección del próximo año, como lo hizo en el Edomex y con la Presidencia en 2012: a billetazos.
Más allá de quien sea el candidato presidencial del PRI, se trata de volver a comprar la elección.
Más allá de quien sea el candidato presidencial del PRI, se trata de que gane la máquina partidista – electoral.
Más allá de quien sea el candidato presidencial del PRI, se trata de que la vieja nomenclatura enseñe nuevamente los colmillos y arrebate la elección del 2018.
¿Preocupados por quién será el candidato presidencial del PRI? ¡Relájense! El partidazo le apuesta, una vez más, al dinero, a la compra de votos, a la maquinaria electoral, a la benevolencia y ceguera del INE, a la complicidad del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, a los gobernadores priistas que copten el voto, a los pandilleros electorales que se roban las urnas, o las rellenan, o votan varias veces. A todo eso le apuesta.
Allí está la verdadera fortaleza del PRI: en la compra del voto. Como en el Edomex. Como en 2012. Como en Coahuila. Como en cualquier estado ganado. Como siempre. Para siempre.
Si será Osorio Chong, Meade, Nuño o el que sea, eso lo decidirá Enrique Peña Nieto.
Entonces, ¿para qué tantos gritos, amenazas, sombrerazos y exigencias democratizadoras si, al final del cuento, pasará lo de siempre? Será el Presidente quien señale al candidato. Así, sin más.
Ojalá les vaya bien a los priistas en su Asamblea. Que la adornen. Que la disfruten. Que la aclamen. Que la descansen.
Total, la chamba importante se hará en Los Pinos. Y nada más.
Son ellos, los priistas. No conocen la democracia. No la toleran. No la entienden. No la practican. No cambian. Ni cambiarán.

 
   
   
 
 
© 2005 - Periódico El Faro de la Costa Chica. Derechos Reservados.