------|Sugerencia| ¡Anúnciate!| Contáctanos | Hazno tu página de inicio
 
SERVICIOS
Carta al Director
Libro de Visitas
Buzón de Denuncias
 
OCIO
Horóscopo
Turismo
Chat
MUNICIPIOS
Ayutla
Azoyú
Copala
Cuautepec
Cuajinicuilapa
Cruz Grande
Igualapa
Ometepec
San Luis Acatlán
San Marcos
Marquelia
Juchitan
Tecoanapa
Tlacoachistlahuaca
Xochistlahuaca
 
 
El Primer Sitio en Línea de la Costa Chica

Apuntes

Lo cortés no quita lo universitario

 

Fernando Pineda Ménez

La imagen del domingo 6 de abril, en el 1er Informe del Rector Saldaña, hubiera sido impensable hace apenas unos cuantos años en que la UAG luchaba a muerte, asediada, combatida, odiada, repudiada, precisamente por todo lo representado por los invitados que ese día, sonrientes, se afanan en salir en la foto y no temen, para  nada, la rechifla prolongada que siempre acompañó la sola mención de sus nombres, partidos, cargos e instituciones que representan. Ese domingo no hubo nada de eso, sino afectuosos saludos, respetuosos, relaciones que significan en los hechos, simpatías y apoyo a las actividades de la Universidad. Así lo quiero entender.

Desde luego la satisfacción de los planteamientos de la Universidad no puede darse en un ambiente que diríamos de miel sobre hojuelas porque siempre, incluso la gestión misma, es demanda firme así que la sonrisa queda congelada cuando no es sincera. Lo cierto es que pasamos a un clima de entendimiento con nuevos contenidos y formas. Me imagino que la etapa actual, cualitativamente superior y nueva, erradicará la protesta airada y las incitaciones a la violencia y al linchamiento de toda autoridad que con frecuencia se colaban en la lucha universitaria.

Bien que así sea porque sería absoluta y estúpidamente irresponsable quien provoque el retorno a esos tiempos precisamente ahora en que el peligro latente de la delincuencia organizada pende sobre toda la sociedad, no sólo sobre la Universidad. Ni imaginarse una Universidad en efervescencia bajo la sombra de los Zetas, Templarios, Familia, Pelones y cuanto hay. Por eso es del todo plausible la política de entendimiento de un Rector forjado nada menos que al calor de la lucha por la Universidad Pueblo con todo lo que ello implicaba de compromisos y peligros.

Vivimos otros tiempos, definitivamente, y las heridas cierran. La relación se reestablece, se advierte, en un clima de respeto pleno a la autonomía y las esferas no se entrecruzan salvo para la colaboración que mucho urge para una Universidad siempre necesitada de mayor presupuesto porque nunca se ha aprovechado a plenitud el potencial de la Universidad en el desarrollo del estado.

¿Qué ocurrió? ¿Hubo acuerdos inconfesables? ¿La UAG se derechiza y deja de ser un baluarte para que ahí estudien los hijos del pueblo jodido de Guerrero? ¿Pierde el rumbo y le entrará a las componendas acostumbradas? Al parecer nada de eso ha ocurrido ni ocurrirá mientras cuadros universitarios tan experimentados como Saldaña, el rector; Rogelio Ortega, el Secretario General, y tantos otros más que maduraron al fragor del combate permanente siempre desigual de la lucha de clases, se mantengan en el timón universitario.

Hemos alcanzado una nueva etapa en las relaciones personales y políticas. Se ha entendido que la UAG es, por naturaleza propia, el puntal para el desarrollo. Sólo falta el proyecto de estado que queremos, que elaboremos todos para que nos vayamos con pasos más firmes. ¿Ofrecerá la UAG la carrera de Ingeniería Metalúrgica, de Ingeniería Forestal, de Técnico Pesquero, la licenciatura en Derechos Humanos, en Seguridad y manejo de grupos y bandas que pululan en el estado? Sin esas carreras olvídense de ser potencias mineras o forestales o pesqueras.

La coordinación es fundamental porque de nada nos sirve una Universidad que no marcha de la mano del desarrollo. ¿Podría el estado, por ejemplo, encargarle a la UAG la lucha en contra del analfabetismo que tantos miles y miles de millones ha costado con lamentables resultados?¿Podría dejarle a la Facultad de Ciencias de la Educación la preparación de los seminarios y cursos para maestros? ¿Su evaluación? ¿A la de Comunicación lo referente a Radio y Televisión de Guerrero? En muchas otras áreas puede establecerse una estrecha colaboración. Imagínense a la Faculta de Medicina al servicio de las zonas desprotegidas.

Evidentemente nos falta, para alcanzar todo ello, una nueva etapa. Otra vuelta al tornillo y un nuevo nivel que podrá darse si las relaciones políticas y académicas, de servicio y fomento, del tipo que ese domingo se evidenciaron, continúen.

Sin embargo, nadie debe olvidar que en medio de una sociedad altamente insatisfecha, llena de carencias, desesperanzas, con el desempleo, la violencia, la marginación, la inseguridad, la hipocresía de tantos, cualquier chispa puede encender la pradera reseca. 

Toco madera para que no.

© 2005 - Periódico El Faro de la Costa Chica. Derechos Reservados.