------|Sugerencia| ¡Anúnciate!| Contáctanos | Hazno tu página de inicio
 
SERVICIOS
Carta al Director
Libro de Visitas
Buzón de Denuncias
 
OCIO
Horóscopo
Turismo
Chat
MUNICIPIOS
Ayutla
Azoyú
Copala
Cuautepec
Cuajinicuilapa
Cruz Grande
Igualapa
Ometepec
San Luis Acatlán
San Marcos
Marquelia
Juchitan
Tecoanapa
Tlacoachistlahuaca
Xochistlahuaca
 
 
El Primer Sitio en Línea de la Costa Chica

Opinión

María Amparo Casar:

 

¿Reforma fiscal, aunque sea en el papel?

La iniciativa de reforma fiscal propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto ha sido criticada desde muchos ángulos, particularmente por aquellos sectores que se ven afectados.

Los refresqueros negando que la obesidad se deba al consumo de bebidas azucaradas gracias a su bajo precio; los industriales y comerciantes de la frontera argumentando que con la homologación de la tasa del 16% de IVA quedarán en desventaja sus productos y que se propiciará un mayor consumo "del otro lado"; los padres de familia sosteniendo que si pagan IVA en colegiaturas ya no podrán hacer el esfuerzo para mandar a sus hijos a una escuela privada; los empresarios insistiendo que pagar impuestos sobre dividendos constituye una injusticia pues es una doble tributación; los vivienderos señalando que sufrirán una caída en su actividad por la eliminación de la exención del pago del ISR en la compra-venta de casa habitación. Así podríamos seguir.

Aunque la discusión ingreso-gasto ha tratado de mantenerse por cuerdas separadas, la iniciativa de Peña Nieto también ha sido criticada por el lado del gasto. Se argumenta que no se puede pedir más dinero al contribuyente cuando no está claro para qué se quieren más ingresos, cuando no hay una evaluación razonable del gasto y cuando no hay transparencia y rendición de cuentas en su ejercicio. Agréguese a ello que el país está si no en una recesión, sí al menos en un periodo de desaceleración de la economía y sin grandes expectativas de crecimiento en el corto plazo.

Pero la iniciativa también se ha tachado de insuficiente. De ser aprobada como fue enviada al Congreso la recaudación aumentaría en cerca de 240 mil millones de pesos que equivalen al 1.4% del PIB. Esto dejaría a México bastante por debajo del promedio de recaudación en los países de América Latina y muy por debajo del de los países de la OCDE que es de 18.4% y 26.3% respectivamente.

El fuerte cabildeo de los sectores afectados ha llevado hasta el momento a que los tres partidos afirmen que eliminarán de la iniciativa al menos el IVA en colegiaturas, el IVA a la renta de vivienda y al pago de intereses hipotecarios y la limitación en la exención del pago de ISR en la compra-venta de casa-habitación. En este contexto, la recaudación esperada sería menor en alrededor 35 mil millones a lo que habría que agregar una merma de 14 mil millones más en caso de que el cabildeo en contra de la homologación del IVA en la frontera también fuera exitoso.

Si el gobierno quiere mantener la previsión de recaudar lo que planteó originalmente y así cumplir con sus promesas de incrementar el gasto social, no le quedan muchas alternativas. Una es que los partidos de oposición pongan sobre la mesa -porque el Ejecutivo ya ha hecho su planteamiento tributario- impuestos alternativos que cubran el hueco dejado por la recaudación propuesta en los rubros recién mencionados. En esta alternativa es previsible que los nuevos sectores afectados monten resistencia. La otra es incrementar el déficit, cuestión que se ve poco probable dadas las críticas nacionales e internacionales que ya causó la elevación del mismo en 1.5%. Otra más sería seguir desangrando a PEMEX, lo que es simplemente inviable en presencia de la iniciativa de reforma energética que iría acompañada de la transformación del régimen fiscal de la paraestatal.

Si estas avenidas se cierran no hay más que la vieja receta de proponer una operación contable y así evitar mayores controversias: modificar los cálculos de los Criterios de Política Económica 2014 elevando el precio estimado por barril del petróleo y así sostener, aunque sólo sea en el papel, el aumento en los ingresos.

© 2005 - Periódico El Faro de la Costa Chica. Derechos Reservados.