------|Sugerencia| ¡Anúnciate!| Contáctanos | Hazno tu página de inicio
 
SERVICIOS
Carta al Director
Libro de Visitas
Buzón de Denuncias
 
OCIO
Horóscopo
Turismo
Chat
MUNICIPIOS
Ayutla
Azoyú
Copala
Cuautepec
Cuajinicuilapa
Cruz Grande
Igualapa
Ometepec
San Luis Acatlán
San Marcos
Marquelia
Juchitan
Tecoanapa
Tlacoachistlahuaca
Xochistlahuaca
 
 
 
El Primer Sitio Online de la Costa Chica
 

Padre de normalista de Cuautepec confía en resultados del GIEI

Donato Abarca Beltrán

RUBICELA PRUDENTE
CUAUTEPEC, GRO.

Padres del joven normalista Luis Ángel Abarca Carrillo, siguen con la esperanza de que su hijo regrese con vida a su casa ubicada en el crucero de San Antonio, municipio de Cuautepec, a casi 2 años de su desaparición; noches de vela y esperanza fallida, es lo que han vivido durante los días que han permanecido en la Escuela Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa.
Su padre, Donato Abarca, se pronunció por la permanencia del Grupo Interdisciplinarios de Expertos Independientes (GIEI), en quien dijo confiar, pues aseguró que ha hecho investigaciones favorables, sobre todo aclarándoles que sus hijos no fueron quemados en el basurero de Cocula, pero consideró que esto no le conviene al gobierno de Enrique Peña Nieto, y que por ello pretende hacerlos a un lado del caso.
En una visita realizada al domicilio de Abarca Carrillo, permanece un cartel con la imagen de los 43 estudiantes desaparecidos el 25 y 26 de septiembre de 2014. Es una casa solitaria y sin la alegría de uno de los 8 hijos del matrimonio formado por Donato Abarca Beltrán y Metodia Carrillo Lino.
Este 26 de abril, sus padres contaron un mes más de la desaparición de su hijo, sin ver resultados, sin que se le entregue vivo o muerto.
El señor Donato Abarca Beltrán sigue esperando que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes den con la verdad sobre el caso Ayotzinapa, sigue pidiendo justicia; no cree en la versión de la Procuraduría General de la República ni en que los 43 estudiantes de Ayotzinapa hayan sido entregados a grupos delincuenciales y quemados en el basurero de Cocula.

Casa del normalista Luis Ángel Abarca Carrillo

“Ya lo dijeron los expertos, nuestros hijos no fueron quemados en el basurero de Cocula, esos cuerpos pudieron ser de otras personas, menos de los chamacos. Pero eso no le gusta al gobierno de Enrique Peña Nieto, por eso quiere desaparecer el grupo interdisciplinario, pero nosotros como padres vamos a defender la permanencia de los expertos porque realmente están dando con resultados satisfactorios”.
La madre del joven Luis Ángel Abarca Carrillo ha abandonado su casa en Cuautepec para vivir en Ayotzinapa en espera de resultados, y de que le entreguen con vida a su hijo. Don Donato Abarca en las últimas fechas permanece en su comunidad debido a una complicación en las rodillas; mientras tanto, se dedica a cuidar sus chivos y poco ganado que le queda.
Por andar en las vueltas por el caso de su hijo desaparecido, en año nuevo amantes de lo ajeno aprovecharon su ausencia para robarle un semental que había adquirido con mucho sacrificio, esto mientras acompañaba a su esposa en Ayotzinapa.
Personas, maestros, alcaldes, se han acercado para brindarles apoyo de vez en cuando, sobre todo con los gastos de pasaje, pues tienen que ir y venir constantemente para saber noticias y participar en las marchas exigiendo justicia; sin embargo, el apoyo no ha sido suficiente, pues la situación económica y el desgaste dice que son demasiados.
Donato Abarca sigue exigiendo justicia, y pide que le entreguen a su hijo vivo, pero que si está muerto, también le entreguen su cuerpo, para poder estar tranquilo.
Luis Ángel Abarca Carrillo tenía apenas 2 meses de haber ingresado a la normal de Ayotzinapa, ya que en julio de 2014 terminó sus estudios de bachillerato en el plantel número 15 de Copala.

 
     
   
© 2005 - Periódico El Faro de la Costa Chica. Derechos Reservados.