------|Sugerencia| ¡Anúnciate!| Contáctanos | Hazno tu página de inicio
 
SERVICIOS
Carta al Director
Libro de Visitas
Buzón de Denuncias
 
OCIO
Horóscopo
Turismo
Chat
MUNICIPIOS
Ayutla
Azoyú
Copala
Cuautepec
Cuajinicuilapa
Cruz Grande
Igualapa
Ometepec
San Luis Acatlán
San Marcos
Marquelia
Juchitan
Tecoanapa
Tlacoachistlahuaca
Xochistlahuaca
 
 
 
El Primer Sitio Online de la Costa Chica
 

Asesinato del Soto Duarte, por la tolerancia del gobierno con grupos criminales: Obispo

Salvador Rangel

BERNARDO TORRES/API
CHILPANCINGO, GRO.

Hechos, como el asesinato del presidente municipal de Pungarabato Ambrosio Soto, ocurren por la tolerancia que han tenido los gobiernos estatales y federales hacia las bandas de la delincuencia organizada y por no actuar de manera contundente, consideró el obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel.
El líder religioso, insistió en que las autoridades del estado de Guerrero, han sido tolerantes con la violencia, principalmente en los municipios de Pungarabato y Arcelia, como lo han hecho con los abusos de las mineras en esta misma región.
“Las autoridades han sido tolerantes con los grupos de la delincuencia organizada, ayer cobró una vida, es penoso, porque es una vida que con nada se puede recuperar” lamentó el Obispo.
A raíz de esta situación dijo, la población ha caído en la desesperación e irritación, al grado de querer tomar las armas, lo cual sin duda, solo generará más violencia en la entidad.
Se dijo en contra de que la ciudadanía tome las armas y asuma su seguridad, porque para eso están las autoridades, y se debe privilegiar el estado de derecho.
Salvador Rangel, hizo un llamado al Gobierno Federal y de manera separada al Ejército Mexicano, a atender de manera urgente “esta emergencia” en el estado de Guerrero, ante los recientes hechos de violencia.
Expuso que los riesgos de la omisión gubernamental es que en Guerrero haya un alzamiento social, sobre todo si no se ataca a la delincuencia y se insiste en quitar a los campesinos, sobre todo de la sierra, su principal sustento, la siembra de Amapola.
En su opinión dijo, que los cuerpos se inteligencia no están trabajando al 100 por ciento, por lo que necesitan intensificarse para prevenir delitos y no querer “tapar el pozo, ahoga el niño”.
Respecto a su planteamiento, de que el gobierno dialogue con los grupos de la delincuencia organizada para lograr la paz, dijo que no hay otro camino,  más que el diálogo, aunque su propuesta no ha sido retomada o no ha tenido eco por ninguna de las partes.
Y es que, según el religioso, cuando se han desplegado las fuerzas policiacas o del Ejército en las comunidades, es cuando más se disparan los índices de violencia.
El llamado también lo hizo a la sociedad en general a rescatar los valores y trabajar entre todos, para que le vaya mejor a Guerrero “la sociedad debe participar, que se adueñe de la situación la gente buena, no es justo que nos hagan bailar la canción que nos chiflen”.

 

     
   
© 2005 - Periódico El Faro de la Costa Chica. Derechos Reservados.