------|Sugerencia| ¡Anúnciate!| Contáctanos | Hazno tu página de inicio
 
SERVICIOS
Carta al Director
Libro de Visitas
Buzón de Denuncias
 
OCIO
Horóscopo
Turismo
Chat
MUNICIPIOS
Ayutla
Azoyú
Copala
Cuautepec
Cuajinicuilapa
Cruz Grande
Igualapa
Ometepec
San Luis Acatlán
San Marcos
Marquelia
Juchitan
Tecoanapa
Tlacoachistlahuaca
Xochistlahuaca
 
 
 
El Primer Sitio Online de la Costa Chica

Roban nómina a constructora que construye la unidad deportiva en Marquelia

*Según los datos proporcionados, la constructora es propiedad del alcalde, Javier Adame Montalván, quien utiliza como prestanombres a su empleado Julio César García Ramírez

*Se sabe que cuando los agentes de la PIM intentaron intervenir en el asunto, el alcalde les pidió que se retiraran “para manejar la información con discreción”

*A pesar del hermetismo trascendió que el monto de lo robado asciende a 120 mil pesos

REDACCIÓN
MARQUELIA, GRO.

Un extraño asalto se suscitó este sábado hacia el mediodía sobre la carretera Acapulco-Pinotepa, muy cerca del crucero de Agua Zarca, precisamente en el mismo lugar donde hace años, durante el periodo de gobierno de Jaime Carmona Huerta, se registró uno más, pero que generó un mayor botín, en agravio de la nómina del ayuntamiento de Marquelia.
A pesar de que el actual robo se efectuó en contra de una empresa, al parecer propiedad del alcalde, Javier Adame Montalván, pero con el prestanombres de Julio Cesar García Ramírez, su empleado de confianza, el menoscabo sigue siendo en contra del pueblo, puesto que, se presume, el dinero robado este sábado era parte de la partida presupuestal asignada a la obra de la unidad deportiva de Marquelia, obra que lleva 18 meses en construcción y que no tiene para cuando terminar.

Coincidencias: Mismo lugar,mismo modus operandi

Pero las similitudes del robo de las nóminas no paran ahí: en el periodo de Jaime Carmona Huerta fueron dos personas a las que les arrebataron los 300 mil pesos de la nómina al entonces tesorero Javier Tacuba Salas y al entonces director de Desarrollo Rural, Alejandro Montes Mendoza; mientras que en el robo de este sábado, el dinero también le fue arrebatado a dos personas: a Julio Cesar García Ramírez y a Heriberto “Beto” Juárez.
En aquel entonces, Alejandro Montes Mendoza habría narrado que los asaltantes los siguieron desde San Juan de los Llanos y que el pasar a Juchitán intentaron evadirlos, pasando por el centro de la cabecera municipal; sin embargo, al llegar al crucero de Agua Zarca les dieron alcance y les quitaron el dinero. “Se bajó un hombre armado, nos sometió, nos bajó del vocho de “Montes”, nos hizo caminar por el monte, con órdenes de no regresar a ver, hasta que el ladrón y sus cómplices estuvieron lejos”, dijeron.
Hoy, con personajes distintos, aunque con Alejandro Montes Mendoza  en la asesoría de la presidencia municipal, la historia se repitió, aunque abreviada: el sábado pasado los asaltantes iniciaron la persecución de sus víctimas desde Juchitán y, en el mismo crucero de Agua Zarca consumaron el robo. El sometimiento fue el mismo y los órdenes fueron las mismas, y así como antes robaron 300 mil hoy se robaron 120 mil.

Diferencias: el alboroto, el silencio

Si bien es cierto que el robo levantó sospechas por sus similitudes con el pasado, también levantó suspicacias por sus diferencias, con ese mismo pasado; es decir, mientras que el gobierno de Jaime Carmona se apresuró a interponer la demanda correspondiente por el delito de robo “en contra de quien resultara responsable”, en el robo de este sábado lo que se procuró fue el silencio. De hecho, cuando los agentes de la Policía Investigadora Ministerial (PIM) hicieron acto de presencia, se dice que el propio alcalde les pidió que se retiraran, “y que por favor no comentaron del hecho, mucho menos a El Faro, porque esa información se iba a manejar internamente, en la presidencia municipal”.
Al trascender la información del robo, las fuentes consultadas revelaron que se trata de un robo muy raro, primero porque los bancos no acostumbran a proporcionar fuertes cantidades de dinero los días sábados. Segundo porque, teniendo a la mano el servicio de la policía municipal, solamente dos personas acudieron por el efectivo. Y, por último, después de registrado el robo, todo mundo lucía tranquilo, como si nada hubiera pasado.

 

© 2005 - Periódico El Faro de la Costa Chica. Derechos Reservados.