------|Sugerencia| ¡Anúnciate!| Contáctanos | Hazno tu página de inicio
 
SERVICIOS
Carta al Director
Libro de Visitas
Buzón de Denuncias
 
OCIO
Horóscopo
Turismo
Chat
MUNICIPIOS
Ayutla
Azoyú
Copala
Cuautepec
Cuajinicuilapa
Cruz Grande
Igualapa
Ometepec
San Luis Acatlán
San Marcos
Marquelia
Juchitan
Tecoanapa
Tlacoachistlahuaca
Xochistlahuaca
 
 
 
El Primer Sitio Online de la Costa Chica

Albergues escolares, opción de estudio en zonas rurales

BOLETÍN/GOB.EDO.
CHILPANCINGO, GRO.

Desde hace más de 30 años, el Albergue Escolar número 26 Ricardo Flores Magón, ha sido la única opción para que los niños del poblado de Altos del Camarón y comunidades aledañas –que se ubican en la zona rural del municipio de Acapulco– puedan cursar su educación básica.
En este albergue, los niños huérfanos, de familias desintegradas y con altos índices de pobreza y marginación reciben hospedaje, alimentación, uniformes y útiles escolares de manera gratuita, con la finalidad de que aprendan a leer y escribir, al ser Altos del Camarón, un lugar con elevado analfabetismo, según cifras del INEGI.
Son 50 infantes –entre los que se encuentra Luis– los que acuden a este centro, que se ha convertido en su hogar, ya que aquí la planta de trabajadores les ofrece dormitorios, comida, asesoría académica y prácticas deportivas de domingo a viernes.
Está claro que sin este apoyo por parte de la Secretaría de Educación Guerrero, varias generaciones de esta población infantil de la zona rural de Acapulco, no hubieran recibido educación escolar.
Para llegar a esta comunidad, cuyas viviendas son en su mayoría de bajareque y adobe, se debe tomar un camino de terracería en transporte público.
Sus habitantes son principalmente campesinos y aunque pertenece al mundialmente conocido Acapulco, es notorio que se carece de los servicios elementales.
Sin embargo, hoy este internado está de fiesta, porque es sede de un torneo de basquetbol entre sus similares, pero sobre todo, porque estrenaron la cancha y se inauguró el primer edificio, que consta de dos aulas didácticas, la Dirección y sanitarios.
Las paredes recién pintadas, los dormitorios con aire acondicionado y la cancha techada contrastan con los caminos de tierra, las casas de adobe y los corrales de madera cercanos al albergue.
Las risas de las niñas y niños –algunos de raíces indígenas– que juegan en la cancha de basquetbol en el torneo deportivo, se escuchan hasta las escasas viviendas a lo largo del camino que conecta al albergue con el resto del pueblo.
Aquí, los hijos e hijas de los campesinos viven una realidad distinta a las duras jornadas laborales de sus padres y al vacío educativo que enfrenta la población adulta.
Luis tiene 11 años y aprende a leer y escribir para tener mayores competencias para la vida y no repetir historias como la de los mayores, que al carecer de preparación académica se ven en la necesidad de tomar cualquier tipo de trabajo para subsistir en Acapulco.
Este albergue también representa la mejor opción para los menores, que tienen la oportunidad de nutrirse, al poder ingerir su desayuno, comida y cena, además que se les entregan útiles escolares, libros, uniformes y artículos de higiene personal, mediante una beca que les otorga la Secretaría de Educación.
Pero además, la SEG hará un esfuerzo presupuestal para rehabilitar el albergue escolar de Altos del Camarón y los otros siete que operan en la entidad y que son de gran ayuda para los grupos vulnerables.
 
La remodelación del albergue
 
La SEG a través del Instituto Guerrerense de la Infraestructura Física Educativa (IGIFE) construyó y remodeló dos aulas didácticas, la cancha de basquetbol techada, los sanitarios para hombres y mujeres, la dirección del albergue y 150 metros de barda de colindancia.
También instaló la red eléctrica, la red sanitaria, una cisterna, cubos para tinacos y andadores que conectan las aulas didácticas con el comedor y los dormitorios.
De igual forma colocó aire acondicionado en el comedor y en los dormitorios para niños y niñas.
En estas obras, la Secretaría de Educación Guerrero invirtió tres millones 831 mil 266 pesos, provenientes del Fondo de Aportaciones Múltiples, con lo que se cubrió poco más del 50 por ciento de los requerimientos del lugar en cuanto a infraestructura y equipamiento.
De acuerdo a un diagnóstico elaborado por la SEG, sobre los internados y albergues del estado, para que este inmueble Ricardo Flores Magón esté al 100 por ciento de sus condiciones, se necesita:
Una cancha de futbol, remodelar la bodega de alimentos, reconstruir los dos dormitorios, concluir la barda de 800 metros, cambiar las parrillas de las estufas, las literas, sábanas y almohadas.
Además se deben cubrir tres plazas: una de velador, un psicólogo y un empleado para servicio social.
El tutor escolar, José Álvarez Tagle señaló que es prioritario contar con el psicólogo, pues la mayoría de los niños inscritos provienen de familias desintegradas o con problemas de adicciones.
“Hay algunos padres que vienen, traen a los niños y se olvidan de ellos. Los alumnos quedan en buenas manos del personal, pero es indispensable siempre la figura del padre, la cual no se puede sustituir por el tutor. Por eso pedimos a los padres de familia que también sean responsables”, indicó.

 
© 2005 - Periódico El Faro de la Costa Chica. Derechos Reservados.